CÓMO MINIMIZAR LOS DAÑOS EN LA PIEL CAUSADOS POR EL USO DE MATERIAL DE PROTECCIÓN INDIVIDUAL ANTE EL COVID-19

CÓMO MINIMIZAR LOS DAÑOS EN LA PIEL CAUSADOS POR EL USO DE MATERIAL DE PROTECCIÓN INDIVIDUAL ANTE EL COVID-19

La pandemia del COVID ha hecho que no solo los profesionales más expuestos, como personal sanitario o cuerpos de seguridad,  sino también  la población general esté usando medidas de prevención excepcionales  como el uso continuado de mascarillas, guantes, geles hidroalcohólicos para las manos ó  EPIs específicos; y todas estas medidas pueden originar alteraciones en nuestra piel. Por ello, desde Bonaderma queremos darte algunos consejos.

El uso continuado de mascarillas quirúrgicas puede originar empeoramiento de algunas dermatosis faciales como acné, rosácea o dermatitis atópica, al disminuir la aireación, aumentar la temperatura y la fricción  de la piel facial. La presión que ejercen sobre la piel las mascarillas EPI,  FFP2 y FFP3, así como las distintas  gafas de protección, puede originar dermatitis de contacto principalmente irritativas, que pueden minimizarse usando algún elemento de protección entre la mascarilla y nuestra piel como apósitos hidrocoloides o cremas protectoras. Con estos sistemas de protección facial es conveniente dar un tiempo de descanso a nuestra piel,  mínimo de 15 minutos, cada 4-6 horas. Además, si tenemos que usarlos durante mucho tiempo es importante no llevar maquillaje y limpiar la piel con agua y jabón suave. Si padeces de cualquier afección facial y notas empeoramiento con el uso de estas EPIs, debes consultar con tu dermatólogo.

Respecto el frecuente lavado de manos que debemos hacer, hay que decir que lo fundamental es lavarse las manos cuando estén sucias usando algún jabón neutro, no excesivamente agresivo, con agua templada y  durante 40-60 segundos, con especial cuidado de frotar entre los dedos y las puntas de los dedos. Para desinfectarnos las manos usaremos geles hidroalcohólicos al 70%, de forma similar al lavado de manos, pero con 20-30 segundos serán suficientes (ver fotos). Estas NECESARIAS medidas higiénicas de las manos pueden originarnos dermatitis de contacto irritativa y aumentar la sequedad de nuestra piel, por lo que es conveniente que 2-3 veces al día usemos cremas hidratantes de manos o la conocida y magnífica crema de Nivea.  Respecto al uso de guantes, comentar que deben ser preferentemente de nitrilo o de vinilo, mejor que de látex para evitar alergias y, que es importante, que nuestra piel esté seca y sin restos de jabón antes de ponernos el guante.  

También, el uso de batas impermeables durante largas jornadas laborales  puede favorecer la sudoración, alterando la microbiota cutánea, produciendo retención sudoral en tronco y espalda y dermatitis irritativa en pliegues. En estos casos, recomendamos duchas cortas con jabón suave y  agua templada y aplicación posterior de emolientes. Por último, los gorros o EPIs con capucha, pueden causar en el cuero cabelludo prurito, foliculitis o dermatitis seborreica. Para evitarlos, se aconseja  llevar el pelo corto o recogido y lavar el pelo después de cada jornada laboral.

Desde Bonaderma queremos transmitir todo nuestro apoyo a los sanitarios y fuerzas de seguridad en primera línea frente al COVID.

La llegada del nuevo Láser Lumenis ResurFX

La llegada del nuevo Láser Lumenis ResurFX

Si quieres acabar con esas manchas y arrugas provocadas por el paso del tiempo, la edad o el sol, así como las arrugas perioculares, el código de barras labial o el cierre de poros, entre muchas otras técnicas que disponemos en Bonaderma; te recomendamos el nuevo Láser Lumenis ResurFX.

Ante la pregunta de cuántas sesiones son las indicadas para obtener resultados, lo más común es usar entre 2 y 4 con intervalos mensuales. De esta forma garantizamos que tu piel se verá mucho más joven.
Este Láser Fraccionado no Ablativo tiene múltiples aplicaciones entre las que se encuentra el Melasma y algunas alopecias. Trabaja mediante la liberación precisa y segura de energía, llevando a cabo un enfriamiento continuo por contacto.

¿Quieres saber cómo funciona? Nuestro Láser Lumenis ResurFX trabaja en la profundidad de la piel, consiguiendo que se produzca un efecto térmico y por tanto un calentamiento de los tejidos. Cuando aumenta la temperatura en los mismos, la producción de colágeno y fibras elásticas aumenta considerablemente. Los beneficios producidos pasan por la renovación y remodelación de algunas partes de la piel que sufren daños de la edad, así como también de estrías y cicatrices.

Destaca su uso sobre todo en las estrías, muchas mujeres que por motivos de embarazo, aumento en el peso o la llegada de la pubertad tienen este tipo de marcas en la piel utilizan este método láser para poder acabar con ellas.
Entre este Láser y el Fraccionado de CO2 existe una diferencia clara, ya que Lumenis ResurFX es no ablativo. Este hecho hace que no se produzcan lesiones en la epidermis y por tanto no se generen costras. Gracias a estas mejoras el paciente puede realizar una vida completamente normal tras su aplicación, no siendo necesaria la ausencia laboral.

10 consejos a tener en cuenta si sufres alopecia

10 consejos a tener en cuenta si sufres alopecia

El estilo de vida actual hace que en muchas ocasiones acabemos perdiendo gran cantidad de pelo. El estrés, no llevar una buena alimentación o simplemente factores genéticos son algunos de los motivos que lo propician. La caída de pelo o alopecia es un problema que puede afectar a más del 50% de la personas en algún momento de su vida y puede empezar en la adolescencia o a cualquier edad. Hay casos de alopecias que son temporales y se resuelven espontáneamente y otros que precisan tratamiento de por vida. Algunos de los consejos más importantes relacionados con la alopecia son:

  1. Existen gran cantidad de tipos de alopecia, más de 100, por lo que es necesario que el diagnóstico sea lo más preciso posible para poder aplicar el tratamiento correspondiente.
  2. Debes acudir al dermatólogo, ya que es el profesional especializado en problemas de tipo capilar.
  3. La causa más común es la alopecia androgénica (la calvicie masculina o femenina), que tiene una base genética, en la que el pelo está predispuesto a caerse si no se hace tratamiento adecuado en cuanto se detecta.
  4. El profesional puede frenar las consecuencias de la enfermedad e incluso mejorar el aspecto del pelo. Sin embargo, para conseguir resultados positivos hay que ser constante y tratar de forma especializada el pelo durante años.
  5. Los tintes, champús, lacas y gominas, si son de calidad y se usan de forma correcta influyen poco en la alopecia; más cuidado hay que tener con los alisadores, rizadores, secadores de pelo, que pueden deteriorarlo por uso abusivo del calor
  6. Cortar el pelo corto no hace que crezca con mayor fuerza, pero en mujeres en fase de caída estacional, esta medida ayuda a que vea menos pelo –en realidad los mismos pero más cortos- y se preocupen menos.
  7. Los tratamientos con vitaminas pueden ser útiles en aquellos casos asociados a dietas con carencias o de adelgazamiento, sin embargo, como existe la creencia generalizada de que mejoran las alopecias, son muy usados a pesar de su inutilidad en muchas alopecias.
  8. La calvicie o alopecia androgénica puede ser frenada y mejorada con diversos tratamientos locales y/o orales como minoxidil, finasteride o dutasteride.
  9. Confía en el dermatólogo para tratar tu alopecia y no te líes con la información que proporciona a veces internet o las  redes sociales.
  10. Una de las grandes soluciones actuales a la calvicie, tanto de hombres como mujeres es el trasplante capital. Mediante esta técnica es posible volver a tener una mayor cantidad de pelo de forma natural. Debe ser realizada por profesionales especializados y en condiciones sanitarias adecuadas. Hay que tener cuidado con las clínicas low cost en el extranjero y asesorarse previamente bien.

¿Cómo influye el ejercicio físico en la piel ?

¿Cómo influye el ejercicio físico en la piel ?

Es muy común que uno de los propósitos para el inicio del año sea ponerse las pilas con el deporte. Son muchos quienes se animan a comenzar a practicar algún tipo de actividad física con el fin de ponerse en forma y rebajar el exceso de peso adquirido en las Navidades.
Cualquier dermatólogo en Sevilla te recomendaría que antes de iniciar cualquier tipo de práctica comiences por pensar cómo vas a cuidar tu piel durante la misma. Aquellas ocasiones donde se realicen procesos al aire libre o en la naturaleza necesitarán aún más atención de nuestra piel.
Las campañas para la concienciación y cuidado de la piel suelen realizarse sobre todo en periodos de verano; sin embargo, durante el invierno también es muy importante controlar la exposición solar y el estado de la piel.
El deporte es bastante beneficioso para la salud ya que logra mejorar la circulación, fortalece nuestra musculatura, nos ayuda a adelgazar y a liberar endorfinas. El sudor que liberamos durante el deporte, permite deshacernos de toxinas y prevenir dolencias y enfermedades y, en el caso de la piel, viene bien para las varices y la celulitis; además, nos ayudará a que nos sintamos mucho más felices y sin estrés.
Hay que tener en cuenta algunas medidas. El uso de ropa y calzado adecuados son imprescindibles para evitar rozaduras en inglés y axilas, favorecer la transpiración del sudor y evitar ampollas y hematomas en pies y uñas. Es importante usar gorras, gafas de sol y fotoprotectores altos si hacemos ejercicio al aire libre o en la nieve para evitar quemaduras solares y prevenir el envejecimiento de nuestra piel. Debemos evitar el maquillaje a la hora de realizar el deporte ya que puede irritar nuestra piel y no permitir la transpiración; sin embargo habrá que aplicar protección solar en todo momento.
En cuanto al cuidado posterior al ejercicio, es importante a la hora de la ducha, usar jabones suaves -con agua no excesivamente caliente- y aplicar una hidratante corporal para evitar la sequedad de la piel que ocurre más en el invierno y en la piel más adulta. Zonas como la espalda, brazos y piernas son más propensas a resecarse en invierno y debemos estar más atentos a su hidratación después del ejercicio. En la cara, los labios y mejillas, pueden también resecarse después del ejercicio al aire libre en época de frío y debemos de estar más pendiente de su hidratación con cremas adecuadas; asimismo, el uso de guantes es aconsejable en invierno para evitar la sequedad de manos y los conocidos “sabañones” de los dedos.