Pequeños retoques estéticos

Muchas veces no hace falta grandes procedimientos ni gastar mucho dinero para mejorar nuestro rostro. Podemos recuperar la profundidad de nuestra mirada; realzar un poco los pómulos; afilar algo la mandíbula; alargar el rostro sutilmente, disminuir algo un caballete nasal; arrugar menos nuestra frente; tener menos gesto enfadado; mejorar nuestro ovalo facial; etc. Con TOXINA BOTULÍNICA, IMPLANTES DE HIALURÓNICO O HIDROXIAPATITA E HILOS TENSORES, podemos conseguir todos estos efectos de una manera segura y natural -que pasa desapercibida para los demás pero no para ti-; y permitiéndonos realizar una vida normal.

Pide Cita

He leido y acepto la política de privacidad