Melasma

El melasma, cloasma o manchas hormonales, es una pigmentación que aparece en cara de mujeres, aunque a veces también en hombres, conformando manchas marrones, más o menos extensas, localizadas en frente, labio superior y/o mejillas. Pueden aparecer después de embarazos, toma de anticonceptivos, o bien, de forma espontánea sin relación con trastornos menstruales, aunque probablemente por pequeños desajustes hormonales (picos de FSH). Ciertas colonias y cosméticos pueden ser responsables, a veces, del melasma. En el melasma, los melanocitos, que son las células de la piel encargadas de producir la melanina –el pigmento oscuro de nuestra piel-, están hiperfuncionantes y muy sensibles al sol y a pequeños cambios hormonales. Este exceso de melanina se acumula habitualmente tanto a nivel superficial de epidermis, como en profundidad en la dermis. Por ello, el melasma es un trastorno que precisa tratamiento continuado durante años, representando un problema cosmético de difícil tratamiento. El uso durante breve tiempo de despigmentantes y/o fotoprotectores mejoran temporalmente el melasma, aunque casi siempre volverá a reaparecer. Estas normas son de utilidad en el melasma:

  1. Siempre es conveniente usar fotoprotectores altos superiores a 25  y medidas físicas de fotoprotección en verano: sombrero, gafas, etc.
  2. Las cremas despigmentantes se usarán de mantenimiento durante años si queremos tener resultados a largo plazo.

En BONADERMA, conscientes de la dificultad que supone el melasma combinamos varias técnicas, como: 1) Microagujas y Mesoterapia despigmentante; es actualmente uno de los tratamientos más efectivos para ir aclarando el melasma. Consiste en sesiones cada 15 a 20 dias en las que primero realizamos pase con el sistema de microagujas Carita o Skin Roller y después aplicamos sustancias despimentantes especiales en la zona del melasma tanto superficialmente como en profundidad pinchando con aguja superfina  2) Peeling Despigmentantes especiales que se aplican en consulta; 2) Luces Pulsadas;  3) Fórmulas despigmentantes personalizadas y 4) Mascarillas despigmentantes e hidratantes. En total son varios meses de tratamiento intenso del melasma. Con estas técnicas y con el compromiso del paciente para el correcto cumplimiento de fotoprotección y tratamiento domiciliario con cremas despigmentantes, se puede conseguir en muchos pacientes una piel sin manchas, más luminosa y fresca, y en otros pacientes, una atenuación y control de las mismas. Los resultados empiezan a apreciarse a las pocas semanas y en algunos casos interesa repetir el tratamiento periódicamente.

Pide Cita

He leido y acepto la política de privacidad